Os escribo desde unos cuantos cientos de metros de altura con una vista privilegiada del mar de China y el precioso mundo de las nubes de algodón. Si, eso es, aquí estoy al lado de la ventanilla en un Airbus A320 rumbo a Tokyo y dejando atrás la...